Llámanos +34 673 971 188
10 Errores que debes evitar al planificar tu boda

Tras muchos años de experiencia organizando bodas, las que nos dedicamos a esta maravillosa profesión, detectamos que la mayoría de las parejas cometen errores al planificar su boda que podían haber evitado si estuvieran asesoradas. Sabemos que hay causas de fuerza mayor como que caiga una tormenta en vuestro gran día, o que se pinche la rueda del coche, o que la niña que les lleva los anillos se enferme. Estas son cosas que no se pueden evitar, aunque sí actuar sobre la marcha teniendo a vuestra wedding planner cerca. Sin embargo, hay otra serie de errores de planificación que sí que pueden preveer antes de que llegue vuestro gran día y que hoy les voy a comentar para que tomen nota.

  1. Comenzar a planificar antes de establecer el presupuesto

Comprar el vestido o reservar el lugar antes de establecer el presupuesto total para cada cosa, es como ir de compras sin mirar precios y al ir a pagar cruzar los dedos para que nos alcance el dinero.  Los tres obstáculos que has de superar en primer lugar son el presupuesto, la lista de invitados y la localización, y deben ser abordados en ese orden. Tu presupuesto define tus opciones y conduce tus decisiones.

  1. No tener un plan B para la lluvia

Si te boda es en exterior tienes que tener muy en cuenta este punto. En absolutamente todas las bodas que organizo tengo un plan B. Muchas parejas quieren pensar que no lloverá y quieren ahorrarse el depósito de alquilar carpas, paraguas, etc. Sin embargo, creo que sobre todo en los meses con más probabilidades de lluvia, es una inversión necesaria que les dará tranquilidad y no les arruinará vuestro gran día. Por otra parte, pienso que las bodas con lluvia también tienen su encanto, y las fotos pueden quedar preciosas.

  1. Planificar una fiesta demasiado larga

Sabemos que es uno de los días más importantes de tu vida, pero no debe dejar la sensación en tus invitados de que se ha hecho eterno. Hay que controlar muy bien los tiempos como el tiempo de espera para el comienzo de la ceremonia, para que no sea muy largo,que el cocktail de bienvenida no dure demasiado, o los discursos durante la comida sea hagan interminables. Una fiesta de 5 horas será más que suficiente para que vuestros invitados se vayan con un buen sabor de boca.

  1. Contratar a un amigo en lugar de un profesional

Muchas veces por ahorrarse dinero, pueden llegar a aceptar la sugerencia de vuestro amigo que le encanta “pinchar” en las fiestas de cumpleaños, o esa amiga que se compró una buena cámara de fotos y se ofrece para retratar vuestra boda, pero eso no les convierte ni en DJ ni en fotógrafa. No tienen ni la experiencia de trabajar muchos años en bodas, ni los recursos para actuar ante cualquier problema. Además, ¿no te gustaría que todos y cada uno de vuestros invitados disfrutaran plenamente de vuestro gran día?

  1. No dejar trabajar a los profesionales

Estás contratando a profesionales de las bodas que entienden vuestra visión, tienen la experiencia de muchas bodas a sus espaldas, así que es importante que les dejes hacer su trabajo. Pueden querer controlar cada mínimo detalle, pero deben dejarse aconsejar por ellos porque si son verdaderos profesionales van a mirar por vuestro interés para que todo salga perfecto, así que mantengan la calma y confíen en ellos.

 

  1. Aportar información insuficiente

Vuestros invitados no conocen todos los detalles de la boda como ustedes, si no han estado antes, les será difícil por ejemplo llegar y encontrar el lugar del banquete, por lo que la información debe ser clara y detallada, especialmente si vienen invitados de fuera.

Lo mismo ocurre con los proveedores que han contratado, desde el conductor del autobús hasta el fotógrafo, el responsable del catering etc tienen que tener un timing del evento, para ajustarse al mismo y saber en qué momento y cómo transcurre cada uno de los acontecimientos. Quizás aquí es donde más importante es nuestro trabajo como wedding planners, pues liberamos a los novios y sus familiares de tener que coordinar a todo el equipo de trabajo para que todo transcurra en el tiempo y momento indicado

  1. Prescindir del vídeo

Las fotos son obligatorias, pero el vídeo de tu boda en el que puedes escuchar vuestros votos, ver muchos detalles que se les escaparon y revivir ese día único en este formato consideramos que es un elemento en el que no deben recortar presupuesto. Precisamente es en este punto donde muchas parejas se lamentan una vez que ha finalizado la boda.

  1. Firmar un contrato con el catering o localización en el que falten detalles

El contrato más crucial e importante donde va la mayor parte del presupuesto de vuestra boda es en el del hotel o  catering si lo celebran en otra localización . Puede ocurrir que la persona con la que han firmado el contrato inicial ya no trabaje más cuando tenga lugar la boda. Es por eso que cualquier detalle y cambio que hagan en la contratación del servicio debe estar detallado en el mismo. Horarios de servicio, cantidades por persona, marcas de bebidas, número de camareros, política de reserva y cancelaciones, etc no pueden dejar ningún detalle al azar.

 

  1. Comenzar los preparativos de peluquería y maquillaje demasiado tarde el día de la boda

La novia debe ser la última en peinar y maquillar de forma que esté impecable para el momento de su llegada a la ceremonia, por lo que si tienes damas de honor, madrina, madre de la novia, ellas deben arreglarse antes, pero siempre con tiempo suficiente para que la boda no se retrase porque arreglaron tarde a la novia.

Es importante que el día de la prueba controles el tiempo que tardan en arreglarte y le añadas una hora más extra por si ese día hubiese que hacer algún cambio de última hora.

 

  1. Intentar contentar a todos

Por supuesto que quieren que vuestra familia e invitados lo pasen de maravilla en vuestra boda y les guste todo lo que han elegido. Pero preocuparse demasiado sobre lo que ellos piensen sobre vuestras decisiones le resta entusiasmo al proceso de planificación. Siempre y cuando haya suficiente comida, control de la temperatura y condiciones atmosféricas (ni mucho frío ni mucho calor) y suficientes asientos, vuestros invitados van a disfrutar y estar tranquilos. Todo lo demás (el vestido, el lugar, los colores, la decoración…) les concierne a ustedes porque es vuestra boda y tiene que tener vuestro sello como pareja.

Queremos evitar que estos pequeños detalles resten felicidad a un día que no tendrán la oportunidad de repetir. Y nos encantaría acompañarte en ese día para que no tengas que preocuparte por nada, únicamente por ser feliz .

Deja un comentario

Cerrar menú